Nueva Normativa Laboral

El 24 de febrero próximo entra en vigencia la nueva normativa laboral. Un hecho clave si se

considera que como principal innovación, esta norma incluye distintas aplicaciones tecnológicas

para marcar tiempo y controlar asistencia de los trabajadores. Bajo este moderno esquema, la ley

inyecta agilidad al proceso y se ajusta a las distintas opciones de negocios que hoy están vigentes

en el mercado. De ahora en adelante, la alternativa de marcación vía celular, indicando un punto

GPS, por ejemplo, será un hecho habitual y de notorio impacto para todas aquellas empresas cuya

fuerza de ventas está en terreno y el cierre de las actividades se realiza en la calle. Ya no será

necesario el archivo de documentación. Ahora los datos se comparten por correo electrónico.

Internet y sus infinitas opciones se transforma en la mejor plataforma para impulsar esta reforma

que se ajusta a una realidad de negocios distinta. Se trata de un contexto tecnologizado donde los

procesos deben andar más rápido, al tiempo que deben ser más sencillos e intuitivos.

En este contexto, esta normativa genera muchas más opciones para estructurar y controlar el

proceso de tiempo y asistencia. Adicional a ello, e igualmente importante, esta normativa es más

exigente en su seguridad y verificación de datos. De esa forma, el usuario puede manejar lo

estrictamente necesario y competente. La plataforma provee una solución más satisfactoria y

funcional, tanto para proteger y resguardar los derechos de empleados al igual que para entregar a

la empresa agilidad y posibilidades de un mejor control de su Recurso Humano disponible.

Esta nueva normativa, era justa, necesaria y precisa. Hoy, ya las empresas de telecomunicaciones

liberaron tecnología 4G que facilita y permite un mejor desempeño de aplicaciones en celulares

para control de tiempo y asistencia laboral. Es de común acuerdo que el ritmo y la velocidad de los

avances de la tecnología son más audaces que la legislación vigente. No obstante ello, también

existe consenso que en este fenómeno la diferencia entre ambos aspectos es menor y con

resultados más auspiciosos en el futuro más próximo. Es importante indicar que durante el último

tiempo, específicamente 4 ó 5 años, aparecieron oferentes para este tipo de servicios que no

cumplen con lo mínimos que se exige. Porque para un funcionamiento seguro, ágil y acorde con el

Código del Trabajo, se hace imprescindible exigir más al sistema computacional de control de

tiempo y asistencia. Ya no es aceptable que la información no esté disponible o que acceder a ella

sea complejo. Imperdonable que no se puedan visualizar datos de forma transparente.

Hasta el momento, el mercado se muestra pasivo respecto de estas innovaciones. Esto,

justamente, obliga a un cambio, partiendo por los demandantes. Con la nueva normativa la multa

por incumplimiento del control de tiempo y asistencia puede llegar a las 60 UTM. Eso ayudará a

darle agilidad al proceso. Nadie querrá pagar una o varias infracciones por incumplimiento. El

avance es claro y decidor, en especial cuando la sociedad moderna debe estar informada. Es un

paso hacia la verdadera modernidad.

Por Roberto Alfaro, Gerente General de SCM Chile.