Compartido en:

 

Las ventajas y beneficios de los servicios cloud para la Pyme

Aunque uno de los servicios cloud más conocidos y desarrollados en Chile es el de software como servicio (SaaS, por sus siglas en inglés), lo cierto es que existen otros dos, infraestructura (IaaS), y plataforma. Los tres con importantes beneficios para la pequeña y mediana empresa, pyme. “La ventaja más visible es el ahorro de costos que, según estudios americanos, se habla de más de un 70% con respecto a una solución clásica”, asegura Diego González, gerente general de Defontana. De acuerdo a lo que dice el ejecutivo, con los servicios cloud “una empresa solo necesita un dispositivo conectado a internet para gestionar todos sus procesos de negocios desde cualquier lugar. La empresa está en línea 24/7 con todos los ahorros que eso significa. No hay necesidad de comprar servidores ni licencias de software

Para gestionar su administración. La empresa únicamente se dedica a su negocio y deja en manos de expertos todo lo que es el software de gestión seguridad, infraestructura, entre otros servicios”, especifica González. A lo anterior se deben agregar los beneficios de flexibilidad, escalabilidad, facilidad y de configuración y, en especial, la seguridad y resguardo de la información. “La automatización permite trabajar en ambientes más productivos y eficientes, donde los usuarios se benefician de una infraestructura compartida, en la que definen a medida sus recursos y pagan por lo que usan, ayudando a reducir los costos en equipamiento y los tiempos de mantención y respaldo”, señala Bernardo Segura, presidente de Informat. Bajo la óptica de Roberto Alfaro, gerente general SCM Chile, “la principal ventaja en infraestructura es el costo de administración y adquisición; en plataforma, performance versus costo; y en software, el acceso web es clave. El resto depende de las funcionalidades específicas de cada sistema”.

INDICACIONES CLAVES

Llegado el momento de contratar servicios cloud, la pyme debe considerar determinados aspectos. El primero de ellos, es que sea posible y accesible. “Por montos mínimos, incluso algunas a costo cero, el mercado TI actual ofrece diversas soluciones de clase mundial, 100% web, de fácil uso y escalables, especialmente diseñadas para responder a las necesidades de la pyme y de quienes están comenzando a emprender”, afirma Diego González. Eso sí, advierte el ejecutivo de Defontana, es importante no dejarse engañar, porque algunos proveedores, por ejemplo, aparentan ofrecer servicios cloud a través de escritorios remotos, lo que en la práctica no es cloud. Así no se accede a los principales beneficios que un sistema nativo cloud si tiene.

Modelo de los distintos tipos de soluciones cloud, detallando el nivel donde operan, y para quienes van dirigidas.

 

Lo segundo, dice relación con lo técnico, “Esto implica un Up Time o porcentaje de tiempo que asegure que el servicio esté disponible, mayor o igual a 99,5%; que sea una nube confiable y de buena velocidad para que los procesos no se ralenticen por falta de infraestructura; y soporte en línea y personalizado.

Un buen servicio en la nube debe entregar recursos como una comunidad para intercambiar opiniones con otros usuarios del sistema o un portal de autoconsulta donde existan documentos para mejorar el uso del sistema”. Detalla Roberto Alfaro de SCM Chile. Lo tercero, es que no hay que olvidar las credenciales del proveedor del servicio. Experiencia, confiabilidad, respaldo, certificaciones que avalen su trabajo deben estar en los requisitos que la pyme tiene que pedir a la hora de buscar un socio de negocios que le apoye con sus servicios cloud.

Por último, es clave considerar que dar el salto hacia la nube implica diversos factores que son inherentes al negocio de cada pyme. Sin embargo, “al momento de la migración, la empresa debe tener en cuenta que el proceso hacia la nube debe darse de manera paulatina, escalonada y entender que es una inversión de largo plazo.

El creciente desarrollo en plataformas posibilita mantener procesos en ambientes locales de manera integrada a la nube, permitiendo diferenciar lo esencial y fundamental a subir a ella. Finalmente, se debe determinar qué áreas de la empresa son estratégicas para optar por este cambio”, aconseja Bernardo Segura de Informat. La pyme debe comprender que la migración a la nube y a los servicios cloud es una buena opción para dedicarse netamente a su negocio y mantenerse al día con tecnología de punta. Lo más importante es que tiene un retorno rápido y cuantificable, haciéndola mucho más eficiente, productiva y competitiva, a costos accesibles y de acuerdo a sus necesidades. De hecho, Roberto Alfaro concluye de forma auspiciosa: “la pyme en Chile ya esta bastante migrada a estos servicios, partiendo por la facturación electrónica. Un grupo significativo dispone de sistemas en formato SaaS. “Deben investigar, sin embargo, todavía más y entender que hay aplicaciones para cada temática”, puntualiza.